Qué impuestos hay pagar en Argentina?

El desarrollo de actividades económicas implica el pago de tributos por parte de las empresas a diversos organismos recaudadores. En la República Argentina estos organismos son la Administración Federal de Ingresos Públicos, La Dirección General de Rentas (provinciales) y los municipios.

Los diversos tributos gravan las manifestaciones de la capacidad contributiva de los sujetos, como lo son el consumo, las ventas, el patrimonio, la renta, los depósitos, el comercio exterior, etc. Los mismos pueden ser directos, siendo estos soportados por los mismos contribuyentes que tienen la obligaciones de ingresarlos al fisco; o indirectos, que son aquellos en los cuales quien los deposita es una persona distinta a quienes realmente lo soportan.

En general los impuestos que las empresas deben soportar por el normal desarrollo de sus actividades en el territorio de la República Argentina son los siguientes:

  1. Impuesto a las ganancias: Es un impuesto anual, directo, de recaudación nacional, que se adelanta mediante 10 anticipos en el caso de las empresas o 5 en el caso de las personas físicas. La alícuota del mismo es progresiva, en base a las ganancias, para el caso de las personas físicas (del 9% al 35%); y única para el caso de las personas jurídicas (del 35%). La base para el cálculo del mismo es la ganancia neta, y se admiten ciertas deducciones dependiendo del tipo de ente que se trate. Además si en algún ejercicio se produjeran resultados negativos el monto determinado por la aplicación de la alícuota del impuesto sobre las pérdidas podrá ser deducido en los siguientes períodos del impuesto determinado.
  2. Impuesto al valor agregado: Es un tributo mensual, indirecto, de carácter nacional, que grava el valor añadido por las empresas a sus compras. La base imponible surge de la diferencia entre el IVA cobrado por las ventas (débito fiscal) y el pagado en las compras (crédito fiscal). La alícuota general es del 21% existiendo reducciones o incrementos (10,5% y 27%) para determinadas actividades.
  3. Impuesto a los ingresos brutos: Es un impuesto anual, directo, de carácter provincial, que se efectiviza mediante anticipos mensuales o bimestrales (dependiendo la jurisdicción y el tipo de ente). La base imponible son las ventas y las alícuotas varían del 1% al 5% dependiendo de las actividades desarrolladas y las jurisdicciones en las que se tributa.
  4. Impuesto a los bienes personales: impuesto de carácter nacional, directo, de liquidación anual, que grava el conjunto de bienes que superan los $ 800.000 que las personas físicas posean al 31 de diciembre de cada año, la alícuota del mismo es del 0,75%. Deben ingresarse cinco anticipos durante el año calculados en base al impuesto ingresado en períodos anteriores.
  5. Impuesto a la ganancia mínima presunta: Es un tributo anual, que se va satisfaciendo mediante anticipos, de carácter nacional, directo, que grava el activo que las personas jurídicas posean al 31 de diciembre de cada año, su alícuota es del 1% y puede ser compensable con el impuesto a las ganancias.
  6. Impuestos aduaneros: los mismos gravan las exportaciones y sobre todo las importaciones de bienes y servicios.
  7. Impuesto a los depósitos y transferencias bancarias, se trata de un impuesto que grava a las transacciones bancarias, su alícuota es del 0,6%, siendo el 34% del impuesto proveniente de las acreditaciones computable como pago a cuenta de otros impuestos recaudados por la AFIP.
  8. Impuestos específicos: consisten en la imposición a ciertos bienes por las características propias de los mismos.
  9. Impuestos municipalidades: son tributos de carácter municipal que dependen de la jurisdicción en la que se radica la empresa, algunos ejemplos pueden ser la tasa de seguridad e higiene o el ABL.

La presión impositiva a la que las empresas están sometidas debe ser un factor clave a la hora de evaluar cualquier negocio, la determinación de los precios de ventas y los costos deben considerarlos y se debe previsionar el efecto que los mismos tendrán en el resultado de la compañía. Existen beneficios impositivos, tales como reducciones de alícuotas o exenciones, que ciertas actividades o clases de empresas pueden gozar sin cumplen con los requisitos enunciados en las leyes tributarias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s